ArabicChinese (Simplified)Chinese (Traditional)DutchEnglishFrenchGermanItalianJapanesePortugueseRussianSpanish
EL CHILENO GERT SCHALPER NOS ENVIA DESDE ESPAÑA SU ARTICULO EL ENTRENAMIENTO ¿FISICO? EN EL FUTBOL.

EL CHILENO GERT SCHALPER NOS ENVIA DESDE ESPAÑA SU ARTICULO EL ENTRENAMIENTO ¿FISICO? EN EL FUTBOL.

CURRICULUM


DATOS PERSONALES


Nombre: Gert Paul Schalper Sepúlveda


Fecha de Nacimiento: 07/05/1993


Nacionalidad: Chilena


Dirección: Málaga, España


Idiomas: Español, Inglés, Italiano


 


DATOS ACADÉMICOS


Título Secundario: Bachiller


Educación Terciaria: Técnico Deportivo en Fútbol


 


EXPERIENCIA LABORAL



  • Segundo entrenador equipo Cadete Escuela de FútbolPuerta Blanca

  • Segundo entrenador equipo Juvenil Juventud Torremolinos C.F.


El entrenamiento ¿físico? en el fútbol

El fútbol es un juego que vive de las decisiones de sus protagonistas, los jugadores están permanentemente tomando decisiones según lo que vaya sucediendo, condicionados por el contexto  (los compañeros, los rivales, el balón, el árbitro, el resultado, la cancha, etc.).
En un deporte que por sus dimensiones espaciales, y por sus reglas, que lo vuelve aún mas complejo si cabe, ¿Tiene sentido planificar los entrenamientos buscando mejorar sólo la capacidad bioenergética/condicional del jugador? ¿Tiene sentido plantearse trabajar los aspectos psicológicos, técnicos, tácticos, y físicos por separado, pretendiendo que al mejorar descontextualizadamente cada uno de ellos, mejoremos al deportista en sí? Es que acaso, en este juego, correr más rápido signfica llegar antes a la pelota? ¿Ser más fuerte significa ganar los duelos aéreos o garantiza tener éxito en un balón largo donde hay que aguantar la pelota para la llegada del resto de compañeros?
Y si, al ganar una disputa aérea, el jugador no sabe qué hacer con la pelota porque nunca o muy pocas veces entrenó para saber qué era lo que tenía que realizar cuando ganara ese balón?
Podríamos realizar los microciclos pensando en nuestro modelo de juego, es decir, trabajar cómo queremos atacar, defender, etc., según las características de nuestros jugadores y contra quien nos enfrentemos (estrategia operativa).  No es lo mismo jugar contra un equipo que basa su juego en defender con 10 jugadores detrás del balón para luego, al recuperar la pelota, buscar a su punta referencia y contraatacar lo más rápido posible, que jugar contra un equipo que al recuperar la pelota, busca temporizar y reorganizarse para buscar progresar creando superioridades numéricas en ciertas zonas del campo hasta llegar a zona de finalización. Es por esto que necesitamos incidir en estos aspectos durante el entrenamiento, por el simple hecho de que es lo que realmente se asemeja un poco a lo que nos encontraremos durante la competicion.
¿Entonces, entrenamos todos los días 11 contra 11? Como no es factible entrenar todo los días 11 contra 11 por diversos motivos, según el día del microciclo podemos separar en grupos de trabajo a los jugadores para que realicen tareas acorde a lo que deben realizar durante los partidos. Por ejemplo, no tiene mucho sentido hacer ejercicios donde jugadores de la línea defensiva rematen 10 veces a portería porque no son situaciones que generalmente se encontrarán durante un partido, o tampoco tiene sentido poner a nuestros delanteros a tirar a portería sin oposición alguna o sin tener que realizar un giro con presión a su espalda.

 

Propongo crear contextos y tareas abiertas que obligue a los jugadores a pensar, a tomar decisiones. Por ejemplo: hacer un ejercicio donde los jugadores se vean limitados a tocar la pelota máximo 2-3 veces antes de pasarla para buscar una mejora en la velocidad de circulación de la pelota es algo que no se ajusta a la realidad de un partido. O es que acaso, se considera una falta que el jugador le de 5 toques al balón antes de pasarla? Y si, la jugada requiere que el jugador conduzca para así juntar rivales en una zona y luego realice un cambio de banda para encontrar espacios en zonas alejadas? A esto me refiero. Nosotros muchas veces somos culpables por ejemplo, de que los jugadores estén más preocupados de tocar la pelota sin sentido, a que piensen cuando es mejor tocarla rápido o esperar si así lo requiere la situación.

 

En el fútbol, a diferencia de otros deportes, es muy difícil, por no decir imposible, planear a largo plazo, porque se compite cada 7 días y cada resultado nos condiciona para el próximo partido. Por lo tanto, deberíamos siempre diseñar nuestros entrenamientos según las circunstancias evitando fijar objetivos tan a largo plazo. Lo ideal sería empezar a trabajar en pretemporada de una forma similar a como será durante la competición para habituar lo más pronto posible a los futbolistas a esa dinámica competitiva que ocupará la mayor parte del calendario.

Pienso que lo que tenemos que buscar a través del entrenamiento es intentar crear una identidad colectiva, unos patrones de comportamiento que nos permita tener un poco de orden dentro del desorden que envuelve a este juego. No limitemos las capacidades de nuestros futbolistas a través de tareas que no tendrán ninguna transferencia a los partidos, todo lo que necesite el futbolista a nivel bioenergético, psicológico, socio-afectivo, etc., se trabajará por arrastre al trabajar específicamente la táctica. “Entrena como juegas y   juega como entrenas”.

 

 

Comenta con facebook

comments